Seguro de caución: qué es y qué requisitos tiene

Seguro que en más de una ocasión has escuchado hablar de los ‘seguros de caución’ pero, ¿sabemos realmente de qué se trata?, ¿qué requisitos ha de cumplir?, ¿cómo contratarlo? Para comprender su significado, comencemos por definirlo, concretando el significado de ‘caución’.

Caución es la garantía que ofrece una persona -física o jurídica- del cumplimiento de una obligación o contrato aportando un fiador. En este caso, el Seguro de Caución

Qué es un seguro de caución

Dicho esto, el seguro de caución -o seguro de garantía- es aquel contrato de seguro mediante el cual el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por los perjuicios que éste sufra en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con este. Por tanto, actúa como garantía respaldando al tomador de la póliza y que se presenta como garantía ante terceros, cubriendo los requisitos exigidos en un contrato.

Es decir, si el obligado incumple, la aseguradora se hace cargo de las indemnizaciones que resulten del incumplimiento, dentro de los límites pactados. Un ejemplo de su uso más extendido es en los concursos ante las Administraciones públicas. 

Muchas veces se confunde este tipo de seguro con el seguro de crédito, pero la diferencia entre ambos radica en que, en el caso del seguro de caución, el que contrata y paga el seguro es el deudor, siendo su acreedor el beneficiario. Si retomamos el ejemplo del sector público, el tomador del contrato sería la empresa contratista, y la Administración Pública contratante sería el asegurado o beneficiario.

Conocida su estructura, vamos a pararnos para conocer a fondo los requisitos que conlleva su contratación.

Requisitos que tiene un seguro de caución

A la hora de solicitar un seguro de caución, en Luis Alonso te solicitaremos algunos documentos como los siguientes:

  • Lo primero que en este caso te pediremos como parte aseguradora es información acerca de la viabilidad de tu empresa o negocio (o de tu situación particular si eres un autónomo). Ten en cuenta que se trata de un producto financiero, y como tal, el estudio de tus características y condiciones financieras es prioritario. Es decir, se evalúa la capacidad financiera del solicitante a través de su solvencia y patrimonio. Previamente se consultan los ficheros de impagados como RAI o ASNEF que nos aportan información sobre la existencia de impagados por parte del solicitante.
  • Normalmente solicitaremos los impuestos presentados (como impuesto de sociedades o IVA) y las cuentas anuales oficiales. Si el solicitante es una persona física, te solicitaremos tu declaración de renta (IRPF).
  • En función del sector y actividad, se podrá solicitar algún tipo de información económica o histórica que soporte el recorrido y experiencia declarados.
  • También es normal solicitar información sobre la cartera de clientes o algunas referencias comerciales que respaldan la calidad de los trabajos que el profesional o la empresa solicitante de la garantía hayan realizado con anterioridad. A diferencia de otras fórmulas, como la fianza o aval bancario, esta garantía tiene la ventaja de que no requiere disponer del activo circulante, no computa en CIRBE, es deducible fiscalmente y no requiere pignoración de fondos ni conlleva gastos de mantenimiento o cancelación. Únicamente es necesario cubrir el importe de la prima del seguro para estar legalmente cubierto a todos los efectos.

Cómo contratar un seguro de caución

Si todavía no estás seguro de si tu empresa cumple o no los requisitos, consúltanos y resolveremos tus dudas. Solicita a nuestro equipo de profesionales un estudio gratuito y sin compromiso y nos encargaremos de facilitarte todo el proceso.

Te aseguramos buscar la mejor opción para ti, aumentar la viabilidad de tu marca y solicitarte solo la documentación estrictamente necesaria para evaluar tu situación.

Deja de dudar y contacta con nosotros aquí para informarte si necesitas disponer de una garantía durante el ejercicio de tu actividad.